Buscar este blog

Cargando...

domingo, 16 de octubre de 2011

Quizás mañana mi barca se irá detrás de aquel viento que la hizo llegar, y con ese viento también yo me iré, detrás de esa barca para siempre tal vez. Como soñándote a mar abierta, con la tormenta y frío en mi voz, gritaré tu nombre, por más que no pueda yo ni hablar, y me hundiré en mi soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada