Buscar este blog

Cargando...

martes, 4 de octubre de 2011

y aunque alguien me adviertio nunca dije que no, y ahora tengo que esconder las heridas y ese pulso que jugue, porque quise lo perdi. Nunca me podre alejar de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada